El día que le pegué a un perro con un paraguas en la cabeza.

Escrito por greciamr 24-01-2019 en experiencia. Comentarios (0)

Siento si el título es demasiado violento. Quizá ya me has tachado de maltratadora de animales pero juro que fue en defensa propia. Era una tarde lluviosa en Chile, país donde hay siete perros por baldosa. Además, como están abandonados y no saben asearse ellos mismos, llevan rastas de toda la suciedad que han acumulado durante años. Por cierto, obedecen las normas de circulación, pero eso ya lo contaré con detalle en otro momento. También contaré en otro momento por qué estaba yo en Chile siendo española. Pero bueno, al grano, iba yo por una calle de Alerce, Puerto Montt. Caminaba junto a una amiga cuyo nombre no desvelaré. De repente lo sentí. Sentí esa mirada. La mirada del mal. La mirada de "como te acerques te mato". Era un perro de mediana estatura, de esos con las orejas largas y caídas, la cabeza gigante y el cuerpo largo y bajo. Adjunto una foto porque así mola más. Ese perro me estaba hiriendo con la mirada. Seguramente le habían hecho daño y lo estaba pagando conmigo. Lo triste de esta historia es que ya tenía yo experiencia con perros con mala leche, así que preparé mi paraguas por si acaso, al pasar por su lado, me gritaba "hija puta" o algo. Dicho y hecho. Pasé por su lado, se levantó de repente y me dijo con acento de Scooby Doo: "Me cago en tu raza, desgraciá". Es broma. Este perro en concreto no hablaba. Lo que pasó realmente fue que se levantó y fue a por mi pierna derecha con gran agresividad. Entonces, en ese preciso instante, desenvainé mi paraguas y le pegué un porrazo, pillando a la misma vez cara y cabeza. Automáticamente sentí muchísima pena. Pero salvé mi pierna. El perro se rindió al instante y volvió a sentarse en el suelo. Entonces reanudé mi marcha y, a los 10 metros más o menos, miré hacia atrás. Y aquí viene lo peor de mi experiencia. No he visto en mi vida tanto rencor en una mirada. Todavía puedo sentirla. A veces lo recuerdo y me entran ganas de volver a Chile solamente para buscar a ese perro y pedirle disculpas. Tal vez algún día.